Revista DMA – AMPLIAD LA MIRADA (Enero – Febrero 2015)

of 48/48
REVISTA DE LAS HIJAS DE MARÍA AUXILIADORA AMPLIAD LA MIRADA 2015 Año LXII Mensile n.1/2 Enero/Febrero Poste Italiane SpA Spedizione in Abbonamento Postale D.L. 353/2003 (conv. in L. 27/02/2004 n° 46) art.1, comma 2 - DCB Roma
  • date post

    07-Apr-2016
  • Category

    Documents

  • view

    216
  • download

    1

Embed Size (px)

description

Revista de la Hijas de María Auxiliadora (Salesianas de don Bosco)

Transcript of Revista DMA – AMPLIAD LA MIRADA (Enero – Febrero 2015)

  • REVI

    STA

    DE LA

    S HI

    JAS

    DE M

    ARA

    AUX

    ILIAD

    ORA

    AMPLIAD LA MIRADA

    2015Ao LXII Mensile n.1/2 Enero/Febrero

    Poste Italiane SpA Spedizione in Abbonamento Postale D.L. 353/2003 (conv. in L. 27/02/2004 n 46) art.1, comma 2 - DCB Roma

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:27 Pagina 1

  • 4EditorialDma 2015

    5Primerplano6La Paz es el caminoLa Paz no es un sueo

    8Mujeres en contextoMujeres en las tierras de la alegra

    10Cultura ecolgicaLa ecologa en el centrodel escenario mundial

    12Hilo de AriadnaEncuentros y conflictos

    15DossierAmpliad la mirada

    27En bsqueda28Don y culturasLa apuesta de la gratuidad

    En b

    dmaRevista de las Hijasde Mara AuxiliadoraVia Ateneo Salesiano 81

    00139 Roma

    tel. 06/87.274.1 fax 06/87.13.23.06e-mail: [email protected]

    Directora responsableMariagrazia Curti

    RedaccinMaria Helena MoreiraGabriella Imperatore

    ColaboradorasMaria Americo Julia ArciniegasPatrizia Bertagnini Mara BorsiCarla Castellino Piera Cavagli

    Maria Antonia Chinello Anna Rita Cristaino Emilia Di MassimoDora Eylenstein Palma Lionetti Anna

    Mariani Adriana NepiMaria Perentaler Loli Ruiz Perez Debbie Ponsaran Maria Rossi Eleana Salas Martha Sde

    Giuseppina Teruggi

    2REVISTA DE LAS HIJAS DE MARA AUXILIADORAdma damihianimas

    sum

    ario

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:27 Pagina 2

  • 30La PalabraEmas 1:Un desconocido se acerca

    32Carisma y leadershipSer padre/madre:identidad y misin

    35Una mirada sobre el mundoLa valenta de partir

    37Comunicar38Vida consagradaComunicaciny comunin con Dios

    3

    40Vdeo Culpa de las estrellas

    42LibroA Dios rogando

    44MsicaPadres e hijos:entre amor y peleas

    46CamilaRe-creo

    n. 1/2 Enero Febrero 2015Tip. Istituto Salesiano Pio XIVia Umbertide 11, 00181 Roma

    ASSOCIATAUNIONE STAMPA PERIODICA ITALIANA

    Traductorasfrancese Anne Marie Baud

    giapponese ispettoria giapponeseinglese Louise Passero

    polacco Janina Stankiewiczportoghese Maria Aparecida Nunesspagnolo Amparo Contreras Alvareztedesco ispettoria Austria - Germania

    EDICIN EXTRACOMERCIALIstituto Internazionale Maria AusiliatriceVia Ateneo Salesiano 81, 00139 Roma

    c.c.p. 47272000Reg. Trib. Di Roma n. 13125 del 16-1-1970Sped. abb. post. art. 2, comma 20/c, legge 662/96 Filiale di Roma

    3 AO LXII MENSUAL / ENERO FEBRERO 2015dma damihianimas

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:27 Pagina 3

  • contribuye a facilitar la oracin con los j-venes y la gente, mientras que la seccinCarisma y Liderazgo presenta, en la doblecondicin de quien es animadora y de lacomunidad, las caractersticas de un lide-razgo eficaz con la referencia carismtica aalgunas figuras salesianas.Los temas de la Vida consagrada encuen-tran espacio en la seccin Mujeres en con-texto con la presentacin de la belleza y ri-queza de la femineidad que, consciente-mente acogida, da color y calor a la alegrade la propia identidad de consagradas. En laseccin Comunicar, en cambio, el tema dela consagracin se pone en comparacincon la sociedad actual y con el Magisteriode la Iglesia.

    Finalmente, en el Anexo de cada nmero, sepresentarn los Objetivos de Desarrollo delMilenio, desde la lucha contra el hambre yla pobreza a la tutela del ambiente, desde lapromocin de los derechos de la mujer a laderrota de la mortalidad infantil retos a losque no es posible desatender.

    Nuestra Revista desea ampliar la mirada, serinstrumento de formacin no slo para lasFMA, sino tambin para los muchos segla-res y jvenes que frecuentan nuestras ca-sas. Adems puede ser cada vez ms unaayuda para animadoras de comunidad,educadores y educadoras llamados a sercon los jvenes misioneros de esperanza yde alegra.Feliz ao, pues, en compaa de la RevistaDMA!

    La Redaccin

    Dma 2015

    Los caminos personales y comunitarios es-te ao estn orientados por el aconteci-miento capitular, definido una experienciade Espritu Santo y de formacin perma-nente. A cada FMA y comunidad ste ha en-tregado opciones y pasos concretos para elfuturo. El ttulo del Documento capitularAmpliad la mirada. Con los jvenes, misio-neras de esperanza y de alegra es una lla-mada y un compromiso para actualizar laexperiencia vivida caracterizada por unfuerte dinamismo de misionariedad. La re-vista DMA se pone en esta ptica y acom-paar a las FMA, los seglares y los jvenesen el proceso de asimilacin y de traduc-cin vital de los contenidos surgidos por elCG XXIII que tuvo lugar en Roma.

    Algunos aspectos del Documento se pro-fundizan sobre todo a travs de los Dossiercuyo ttulo Ampliad la mirada hace de le-ma y es el empuje a escrutar la realidad y elmundo con ojos nuevos. El momento hist-rico que estamos viviendo, adems, es ricode signos y de llamadas. En particular, elAo de la Vida Consagrada y el Bicentena-rio del nacimiento de Don Bosco son do-nes y llamadas a hacer ms luminosa nues-tra identidad de consagradas en la Iglesia yen la sociedad de hoy.

    El DMA, este ao, hospeda algunas seccio-nes nuevas que tocan temas de actualidad.La Paz es el camino, para conocer, a travsdel testimonio de algunas FMA y seglares,las situaciones de conflicto en acto y culesson los pasos concretos para promover unacultura de la Paz. La pgina de la Palabra

    4REVISTA DE LAS HIJAS DE MARA AUXILIADORAdma damihianimas

    edito

    riale

    n este nm

    ero

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:27 Pagina 4

  • Profundizaciones

    pedaggicas bblicas

    y educativas

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:27 Pagina 5

  • aquellos de los cuales nadie se interesa por-que no hay intereses econmicos, nacencomo una cuestin o un acontecimiento,aparentemente locales, pero siempre pre-sentan aspectos de carcter internacional oglobal.La revolucin meditica ha producido unaserie decambios sociales, econmicos y po-lticos gracias a la llegada de la digitalizacinde gran parte de los accesos a la informa-cin; sta ha contribuido a cambiar profun-damente el concepto mismo de comunica-cin. El desarrollo de instrumentos interac-tivos ha provocado la proliferacin y la mul-tiplicacin de los canales de acceso a la in-formacin, los cuales han cambiado las mo-dalidades en las que acontece el acto comu-nicativo.Del terrorismo islmico y de la guerra glo-bal se nos informa todos los das, aunque amenudo de forma propagandista y parcial. Ysin embargo nadie habla de las otras dece-nas de conflictos que se combaten en lasperiferias ms pobres de la aldea global, alldonde la informacin globalizada no llega.Y entonces se nos pregunta: Verdadera-mente estamos de verdad ms informadosy somos ms libres en nuestras opciones?.Un mapa sinttico de los conflictos actual-mente en curso, podra ser un test de verifi-cacin que cada cual puede hacer personal-mente para responder a la cuestin plante-ada. Actualmente 62 Estados estn implica-dos en guerras internacionales o internas, alas que hay que aadir 549 milicias, crtelesde la droga, grupos independentistas, gru-pos separatistas y grupos anrquicos impli-cados. Puntos calientes son: Egipto (revolu-cin popular contra el Gobierno), Libia

    Deteneos por favor, os lo pido con todo el corazn, deteneos. Ha sido la afligida llamada del papaFrancisco en el ngelus dominical contra las guerras que estn devastando Oriente Medio, Irak y Ucrania. Una pazque falta no slo en los territorios que han vuelto al honor de las crnicas extranjeras en el ltimo perodo, porque los lugares en los que estn en curso conflictos sanguinarios estn esparcidos en todo el mundo. Dramas no siempre narrados, que disean un mapa geopoltico impresionante por la cantidad de conflictos duraderos y aparentemente irresolubles tambin a causa de una diplomacia internacional a menudo no concluyente.

    El mundo est en guerra. Nunca, desde el fi-nal de la segunda guerra mundial, lo ha es-tado como hoy. El mundo no ha conocidoun da en el que cada Estado ha vivido en lapaz entendida no como ausencia de gue-rra, sino como actitud, comportamiento,tanto personal como social. Buscar sus cau-sas no es sencillo. Nelson Mandela, gran L-der africano, defensor de los Derechos Hu-manos y Premio Nobel de la paz, sostena:La paz no es un sueo, puede ser realidad;pero para custodiarla hay que ser capacesde soar. Pero, la atencin hay que ponerlano slo en los grandes conflictos, aquellosque se convierten en un fenmeno medi-tico y se transforman en espectculo, sinotambin en los conflictos desconocidos,

    6REVISTA DE LAS HIJAS DE MARA AUXILIADORAdma damihianimas

    prim

    erpl

    anola paz

    es el cam

    ino La paz no es un sueo

    Emilia di Massimo, Gabriella Imperatore

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:27 Pagina 6

  • (guerra contra los militantes islmicos), Ma-li (guerra contra los tuareg y militantes isl-micos), Nigeria (guerra contra los militantesislmicos), Repblica Centroafricana (gue-rra civil), Repblica Democrtica del Congo(guerra contra los grupos rebeldes) Somalia(guerra contra los militantes islmicos). Su-dn (guerra contra los grupos rebeldes). Surde Sudn (guerra civil). El nmero de losconflictos actualmente en curso es verdade-ramente increble. Intentar comprender unconflicto significa ponerse a la escuela delos rostros, para evitar el riesgo de focalizarla atencin slo sobre los hechos, olvidan-do que los protagonistas son personas quetienen sentimientos, viven emociones ycustodian en el corazn muchos deseos,precisamente como cada uno de nosotros.

    La respuesta es todava la paz

    Ante el fracaso de muchas iniciativas de paz,Deepak Chopra mdico indio propone

    una estrategia alternativa para derrotar lacultura de la guerra, la misma que proponael Mahatma Gandhi: No hay un camino dela paz, la paz es el camino.El mdico indio afirma: Como cada vicio, laguerra ha excavado un surco en nuestrasmentes. Buscamos la guerra como el fuma-dor encarnizado busca un cigarrillo, lamen-tndonos continuamente que hemos de de-jarlo. La guerra se ha convertido en una cos-tumbre, un vicio. Para derrotarla, hay quecoger el vicio de la paz.Los episodios de guerra, violencia y terroris-mo suscitan miedo y angustia en el nimode nuestra sociedad contempornea. En to-do el mundo las personas desean ardiente-mente encontrar la paz y estar en grado dedar consuelo a los que sufren y a los oprimi-dos. Sin embargo sera ingenuo y superficialdefinir tales episodios como un ejemplo depura maldad y depravacin. En realidad to-dos nosotros estamos implicados en la vio-lencia que tiene lugar en el mundo. Cadauno est implicado en la intrincada red de lainjusticia social, disparidad econmica, de-sastre ecolgico, guerra y terrorismo. Ma-hatma Gandhi declar que si hubiramoscontinuado por este camino el mundo en-tero se habra hecho ciego.Lograremos alguna vez mirar ms all denuestra ceguera y crear una comunidad glo-bal de humanidad interconectada?Los ataques terroristas, las guerras declara-das y/o escondidas, las pequeas y grandesviolencias que tocan a todas las partes delmundo han de hacer que nazcan en noso-tros las ganas de vivir para la paz sobre to-das las cosas. A menudo las violencias seextienden a causa de la falta de cultura, deun nacionalismo nocivo, de la ignorancia yde las profundas diferencias econmicasentre las clases sociales. Hay causas haciaarriba pero hay esperanza que estas causaspuedan cambiarse, usando como medio nola guerra, sino la paz.

    [email protected] [email protected]

    7 AO LXII MENSUAL / ENERO FEBRERO 2015dma damihianimas

    Los verbos de la PazCada uno de nosotros puede ayudar apromover una cultura de la Paz, multi-plicando pequeas acciones en lo co-tidiano:

    ser Paz / pensar Pazsentir Paz / hablar de Pazactuar en Paz / crear Pazcompartir la Paz

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:27 Pagina 7

  • peregrinacin interior como dice el papaFrancisco, necesitamos ponernos en estadode escucha antes de adentrarnos en aque-llas tierras preciosas y fecundas del gran re-curso que es la femineidad.Hay una Odisea, por esto, narrada al feme-nino lejana de toda presuncin heroica,unida ms a lo cotidiano, a la fatiga de lacondicin de mujer; un viaje ms interior,en una aparente inmovilidad, y sin embargolibre en la obligacin y prisionera en su li-bertad.Por lo tanto, moverse en las tierras de unafemineidad consciente y gozosa significaquizs ir fuera del sentido comn, a partirde la recuperacin de una autntica con-ciencia del propio valor. Por desgracia anuestro innato sentido de culpa se aade,a veces, el miedo de no ir adelante, la faltade reconocimiento que nos hace tmidas enel continuar, en el avanzar, tmidas en el de-sear, en el querer.

    El miedo invierte tambin un juicio de mri-to, nosotras mujeres nos sentimos cada vezmenos capaces que los hombres, tememossu juicio, aunque a menudo tememos mu-cho ms el de las otras mujeres. Pero, juntoa estas fragilidades hay luminosos puntosde fuerza, como aquella alegra que naceen la mujer cuando se siente profundamen-te habitada por el amor, aquel amor que lahace valiente, audaz que poniendo al ladoel victimismo- contrasta la agresividad conla prctica de un poder que engendra ale-gra, porque es capaz de hacer equipo, dedar responsabilidad a otros, sin sentirse dis-

    Mujeresen las tierras de la alegraPalma Lionetti

    Empezar una nueva Seccin dedicada a lasMujeres evitando repeticiones y lugares co-munes no es una empresa fcil. Podra repe-tirse, usando una metfora literaria, cuantoaconteci en la clebre novela de Julio Ver-ne Viaje al centro de la tierra, en la que to-dos los instrumentos que los protagonistasposeen al inicio (el barmetro, las armas, losazadones) se pierden en el curso del via-je, dejando al hombre desnudo ante la natu-raleza. Ciertamente es un peligro escribirsobre las mujeres pero, no obstante esto,siempre es sorprendente, magnfico, es-plndido, como uno de los protagonistasde la citada novela expresa o glosa al trmi-no de cada empresa, porque las afronta conla confianza y el optimismo con que mira ala posibilidad de penetrar en los misteriosde una dimensin diversa que, en nuestrocaso, es la de la femineidad.

    La riqueza de la femineidad

    Nos acompaarn en este viaje en las tie-rras de la alegra, haciendo un poco de guasemntico, los puntos que son exploradosen la carta circular a los consagrados y a lasconsagradas para el ao de la Vida Consa-grada con el ttulo Alegraos. Exploraremosla riqueza de la femineidad que, consciente-mente acogida, da color y calor a la alegrade la consagracin. Las urgencias del mun-do actual piden la respuesta del genio feme-nino. Una plenitud nacer cuando la contri-bucin femenina ser plenamente recono-cida junto a la conciencia masculina.Pero para realizar este viaje que es ms una

    8REVISTA DE LAS HIJAS DE MARA AUXILIADORAdma damihianimas

    prim

    erpl

    anomujeres en co

    ntex

    to

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:27 Pagina 8

  • minuida, de dar sentido positivo a las pala-bras, aquellas palabras que saben generarun clima positivo.

    Una trampa para nosotras mujeres

    El victimismo, verdadera trampa para noso-tras mujeres nos bloquea en un senti-miento particularsimo que es el rencor. Esinteresante la etimologa de la palabra (enitaliano): rencor del latn rancere, que serefiere a un alimento que se ha estropea-do, que posee aquel olor desagradable,aquel sabor ahogadizo (acdulo) que todosconocemos. Entonces, debemos estaratentas a lo que hospedamos en el corazny en la mente! Sentimientos semejantesnos quitan poco a poco la energa interioral ganarnos un protagonismo distinto, he-cho de libertad y ligereza, un protagonis-mo limpio, elegante, nunca gritado comouna zambullida sin diseos, como la vapo-rizacin en el ambiente de una delicada

    9 AO LXII MENSUAL / ENERO FEBRERO 2015dma damihianimas

    fragancia que no aturde sino que alegra.

    Entonces que haya mujeres es una fortunapara la humanidad, aunque ser mujeres noes fcil no lo fue para Mara de Nazaret,Catalina de Siena, Teresa de vila, Mara Do-minica Mazzarello; como no lo fue para In-dira Gandhi, Evita Pern, Marie Curie, JaneAusten, Mara Zambrano, Simone Weil, Ma-ra Callas, Grace Kelly, Marylin Monroe. Sermujer es un privilegio un privilegio que,como dijo Irina ciudadana de Europa inmi-grada en Italia para un trabajo que ahora haperdido, se goza en lo ntimo de s mismo,en la confianza entre semejantes o en lacompaa de hombres conscientes, o bienen las grandes pruebas. En suma, algo msfemenino que se capta en toda su potencialuminosa en el encuentro entre las cosas or-dinarias de la vida y llega hasta las extraor-dinarias!

    [email protected]

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:27 Pagina 9

  • de las tecnologas basadas en la Luz (IYL2015). Esta es una iniciativa global que mira aacrecentar el conocimiento y la conciencia decada uno de nosotros sobre la manera enque las tecnologas basadas en la luz pro-mueven el desarrollo sostenible y aportansoluciones a los retos globales por ejemploen los campos de energa, de la instruccin,de las comunicaciones, de la salud y de laagricultura (cf. http://iyl2015.inaf.it/).Francia hospedar la Conferencia Pars 2015sobre el clima (COP21). Esta cita prevista endiciembre de 2015 deber sealar una etapadecisiva en los tratados del futuro acuerdo in-ternacional para despus de 2020. La finalidadde la Conferencia ser que todos los pases secomprometan por un acuerdo universalconstrictivo sobre el clima (cf. http://www.am-bafrance-it.org/La-Francia-ospitelara-COP21). Las concentraciones de gas sierra en la at-msfera han alcanzado los niveles mayoresen 800 mil aos. Las emisiones mundiales hande reducirse del 40 al 70% dentro del 2050.Hemos de actuar ahora para contribuir a laprosperidad econmica, a un mejor estadode salud y a hacer las ciudades ms capacespara vivir, afirm el secretario general de Na-ciones Unidas, Ban Ki-moon (02.11.2014). El evento central del presente ao ser in-dudablemente la Expo Miln 2015. Una Ex-posicin Universal con caractersticas abso-lutamente inditas e innovadoras. No slouna resea expositiva, sino tambin un pro-ceso participativo que entiende implicar ac-tivamente a numerosos sujetos en torno aun tema decisivo: Alimentar el Planeta,Energa para la vida. Desde el 1 de mayo al

    La ecologa en el centro del escenario mondial Julia Arciniegas Martha Sde

    Un vistazo a los ltimos aos de las revistasms conocidas a nivel internacional, una aun-que breve bsqueda en Internet, nos haceconstatar que el tema ecolgico ocupa un lu-gar central en la opinin pblica mundial. Lasalvaguarda de la Creacin se convierte en unpunto de encuentro entre las distintas confe-siones religiosas que convergen al pedir inter-venciones urgentes y concretas contra loscambios climticos y a favor de los distintosplanes para la proteccin del ambiente.

    2015 un ao ecolgico

    El ao 2015 ver el desarrollo de numerososeventos internacionales que ponen en el cen-tro iniciativas con el fin de comprometerse enla promocin de un desarrollo ambiental sos-tenible y duradero. La ONU ha llegado a afir-mar que los Objetivos del Milenio se han al-canzado solo parcialmente por no haber inte-grado los aspectos econmicos, sociales yambientales de desarrollo sostenible como sehaba previsto. La nueva agenda post-2015tendra que tomar en consideracin los resul-tados y la continuacin de Ro+20 hacia unaeconoma verde que no sea slo una mejo-ra ambiental, sino un nuevo paradigma queintente aliviar amenazas globales como elcambio climtico, la prdida de biodiversi-dad, la desertificacin, el agotarse de los re-cursos naturales y al mismo tiempo promoverun bienestar social y econmico.

    Al margen de algunos eventos 2015

    Coherente con los datos registrados, la Asam-blea General de Naciones Unidas ha procla-mado el 2015 Ao internacional de la Luz y

    10REVISTA DE LAS HIJAS DE MARA AUXILIADORAdma damihianimas

    prim

    erpl

    anocu

    ltura eco

    lgica

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:27 Pagina 10

  • 31 de octubre de 2015, 184 das de evento,ms de 130 Pases participantes y 20 millo-nes de Visitadores procedentes de todo elmundo se vern implicados en un debatesobre los temas universales relacionadoscon la alimentacin y el desarrollo sosteni-ble (http://www.expo2015.org/it/cos-2).

    Motivos de esperanza

    La atencin a la integridad de la Creacinconstituye un signo de los tiempos. No sloresponde a las problemticas emergentes,sino que se convierte tambin en una posibi-lidad para hacer alianzas entre grupos, movi-mientos, confesiones diversas. El Patriarcaecumnico de Constantinopla Bartolom haconvocado para junio de 2015 un congresoecolgico en la propia sede del Fanar, en Ins-tambul, sobre el tema Teologa, ecologa yLogos, dilogo sobre el ambiente, la literaturay las artes. Ha dialogado con el papa Fran-cisco varias veces sobre este tema y, en su en-cuentro en Tierra Santa, han firmado una de-claracin conjunta, en la que, en el nmero 6,escriben: Estamos profundamente convenci-dos de que el futuro de la familia humanadepende tambin de cmo sabremos custo-diar, de forma sabia y amable, con justicia yequidad, el don de la creacin que Dios nosha confiado (25 de mayo 2014). Con gran es-peranza esperamos por lo tanto la encclicasobre la ecologa anunciada repetidamentepor los medios de comunicacin y ahora yaconfirmada en varias ocasiones por el mismoPontfice.

    Apostar sobre la educacin

    Hoy ya se comparte la idea de que no sepuede pensar en resolver el problema ecol-gico sin un profundo cambio cultural y unareflexin sobre los estilos de vida. Por lotanto, es urgente educar a una nueva con-ciencia ecolgica en vistas a un desarrollosostenible, es decir, un desarrollo orientadoa la promocin de la persona en su ser inte-gral en armona con la creacin (cf. PABLO VI,Populorum progressio, 14). Es una invitacina asumir la tarea educativa desde la perspec-tiva ecolgica para formar al amor y a la cus-todia de la creacin con el compromiso dehacer efectiva la ciudadana planetaria.

    [email protected], [email protected]

    11 AO LXII MENSUAL / ENERO FEBRERO 2015dma damihianimas

    Un eventoa seguir: Don Bosco en Expo Miln 2015

    La presencia salesiana en Expo Miln2015 es un evento a seguir. Contar conuna estructura de alrededor de 350metros cuadrados cubiertos, en un te-rreno de 747 metros cuadrados duran-te los seis meses. El pabelln tendr elnombre de Casa don Bosco y desarro-llar el tema Educar a los jvenes, ener-ga para la vida. Con esta presencia laFamilia Salesiana dar resonancia al Bi-centenario de Don Bosco y al Aguinal-do del 2015 y, sobre todo, llamar laatencin del mundo entero sobre los j-venes, la porcin la ms delicada y lams preciosa de la sociedad humanacomo deca Don Bosco.Es una ocasin nica, providencial ydesafiante para interactuar casi con elmundo entero (ms de 140 Nacionesparticipantes), para ofrecer nuestraaportacin cultural y educativa inspi-rada en Don Bosco, para hacer enten-der y testimoniar cun importantesson los jvenes para la vida de cadacomunidad social y eclesial y para elplaneta entero (http://www.infoans.org/, 7/11/2014).

    LUZCONTRA

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:27 Pagina 11

  • monio genrico de cada uno.En la relacin interpersonal nos influencia-mos recprocamente; es inevitable. Tam-bin en la relacin madre-nio, desde elperodo de la gestacin. En situacin de re-lacin, las personas modifican recproca-mente los propios contenidos interiores,las reacciones y los estilos de comporta-miento.La relacin se consolida y enriquece cuan-do se hace interaccin, es decir, relacinque une la modalidad de ponerse una res-pecto a la otra como personas. Sobre todocuando se hace encuentro.

    Yo TEn particular se debe a Martn Buber la es-pecificacin del ser humano como indivi-duo y como persona. La individualidad seexpresa en la distincin de otras individua-lidades, mientras el ser persona se mani-fiesta entrando en relacin con otras per-sonas. Es precisamente en la relacin cuan-do el Yo se hace real. La relacin Yo T esnecesariamente recproca, porque el Tacta en el Yo como el Yo en el T. Cada Yose pone ante el T como radicalmente otroy lo confirma como tal, con autenticidad yreciprocidad.Para el filsofo viens, el sentido funda-mental de la existencia humana se encuen-tra en el principio dialgico, es decir, en lacapacidad de estar en relacin con las otraspersonas, con la naturaleza, con las entida-des espirituales, en una relacin Yo T. Elser humano autntico se define como per-sona que en la relacin Yo T toma con-

    Encuentros y conflictos

    Giuseppina Teruggi

    La vida es relacin: parece una afirmacinobvia. En efecto es una verdad fundamen-tal: qu sera la vida, el mundo sin alguiencon quien dialogar, confrontarnos, enten-dernos, tambin chocar? Podemos ser mso menos sociables, a veces preferir estarsolos, pero en general todos admiten quelo que cuenta es la calidad de la red comu-nicativa en la que nos encontramos inmer-sos cada momento. Y aquella cualidad de-pende en gran parte de nosotros.

    El proceso de la relacinLa atencin a la dimensin humana de larelacin se remonta a Sigmund Freud, elfundador del psicoanlisis. Fue l quienelabor la intuicin de que dos o ms per-sonas en relacin forman un contexto dis-tinto de dos o ms personas independien-tes o separadas. Como consecuencia, eldesarrollo positivo del ser humano estunido a relaciones buenas; la patologa delos comportamientos depende mucho deexperiencias de relaciones difciles o de-fensivas.El conocimiento de s mismo, la autoesti-ma, la motivacin para actuar y para pro-yectar el futuro tienen como fundamentola relacin con los padres o las figuras depadres, y con los primeros educadores.Hoy estamos de acuerdo al atribuir a la re-lacin buena un valor esencial para el cre-cimiento equilibrado de la persona, ancon la conviccin de que no existen mode-los resolutivos para una formacin armni-ca de la personalidad. En efecto, intervie-nen otros factores unidos tambin al patri-

    camilla

    Se hace para decir

    mh

    12REVISTA DE LAS HIJAS DE MARA AUXILIADORAdma damihianimas

    prim

    erpl

    anohilo de ariadn

    a

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:27 Pagina 12

  • ciencia de s como subjetividad (Enciclo-pedia Garzanti de Filosofa).Segn Buber, en nuestros das se est vi-viendo una profunda crisis causada tam-bin por la disgregacin de las formas tra-dicionales de convivencia social: la familia,el pueblo, las asociaciones de trabajo, quepermitan establecer un encuentro perso-nal y autntico con los dems, con la impli-cacin casi automtica de los miembros. Lacultura actual tiene la connotacin de si-tuaciones psicolgicas y mediticas nue-vas, que tienden a dejar a la persona enuna situacin social, que es posible supe-rar slo en la relacin interpersonal y co-munitaria. nicamente en el encuentrocon el otro, en efecto, la persona puedeentrar en su realidad verdadera y dirigirsems all de la soledad y el aislamiento. Esen el encuentro donde el individuo se ha-ce persona.

    Trampas de la relacinUna forma inadecuada de comunicar entrepersonas puede complicarnos la vida yarruinar nuestros encuentros hasta trans-formarlos en desencuentros. Tambin por-que, como en las relaciones verbales, loque se recibe no es slo el mensaje en s,las palabras que empleamos, la verdad decuanto decimos. Lo que impresiona conms fuerza es el estado emotivo, la inten-cin con la que nos dirigimos al otro al pa-sarle el mensaje, y como nosotros nos co-locamos psicolgicamente ante la persona.La influencia de estos aspectos es tan gran-de que a menudo acaba por ser la fuerzaque arrastra a la comunicacin, lo que daxito, eficaz o destructivo.

    En una relacin en la que la comunicacines agresiva, por ejemplo, se tiende a sujetara la otra persona, an inconscientemente.El objetivo implcito que se transmite esquerer afirmarse uno mismo y las propiasrazones, sin escuchar y comprender las de

    los otros. En esta situacin domina la reglayo gano, t pierdes. Tambin el estilo ex-presivo lo evidencia: tono autoritario, rit-mos rpidos que dejan poco espacio a lareflexin, tendencia a sobreponerse al in-terlocutor tambin levantando la voz, fuer-te presencia del pronombre yo, opinio-nes presentadas como hechos y peticionescomo deberes. A veces hasta sarcasmo. Los ejemplos se pueden multiplicar tam-bin en nuestras comunidades. Comocuando Mara exclama impacientada: Pe-ro Ana! Por qu no haces nunca bien es-to?. Ana, irritada por la crtica generalizaday por no ver reconocido el trabajo desarro-llado con empeo, reacciona: Evidente-mente nunca me explicas bien qu he dehacer.Mara ataca, ahora todava ms ten-sa: Ah! y ahora sera tambin culpa ma?Recuerdo muy bien lo que te he dicho; ten-go una memoria ptima, YO.Ana, cada vez ms afligida y exasperada:Ah, y segn t, yo invento las cosas? Heentendido que. Y Mara: Eres la acos-tumbrada polmica!.

    En las relaciones, hay quien en cambio re-curre a un estilo de comunicacin pasiva.Nos ponemos en segundo plano, cediendoal otro el poder sobre la situacin. El obje-tivo es protegerse del peligro temido: Yopierdo, t ganas. En este caso el estilo ex-presivo est libre de afirmaciones persona-les y asume una forma vaga, huidiza. El pro-nombre yo aparece poco, son frecuenteslas llamadas a los propios deberes. Si haydilogo, se tiende a agotar aprisa la conver-sacin y a sustraerse con rapidez a la situa-cin de ansia generada por una confronta-cin. La persona desea quedar en paz,evitar el conflicto.Se trata de una forma que a veces atrae lasimpata y la benevolencia de aquellos a losque les gusta un interlocutor remisivo. Sinembargo, el precio a pagar es que a menu-do los otros terminan por imponer la pro-

    13 AO LXII MENSUAL / ENERO FEBRERO 2015dma damihianimas

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:27 Pagina 13

  • cias a la confrontacin, a la escucha, a unacuerdo leal de transparencia, a la posibili-dad de dejarnos errar el golpe. Somosasertivos cuando nos expresamos de formaclara, con voz expresiva, mirando a la caraal otro, sin querer intimidar. Lo somoscuando nuestras opiniones no se ofrecencomo hechos indiscutibles y nuestras peti-ciones se presentan como tales, es decir,como deseos, no obligaciones o pretensio-nes. Las sugerencias se dan de forma librey liberadora, no constrictiva ni de culpabi-lidad, y las crticas son constructivas. Laspeticiones estn motivadas por el querermayormente comprender al otro, antesque por curiosidad, y las soluciones pro-puestas miran a resolver los problemas enel inters recproco.La comunicacin asertiva se apoya en elpresupuesto: Yo gano, t ganas, y en subase est el conocimiento de los derechosemotivos de cada persona.

    En la trama cotidiana de la vida, ante ata-ques manipuladores o desmotivados, estil buscar trasladar la atencin de s mis-mos a los comportamientos o a la situacinconcreta, y aceptar la posibilidad de habercometido errores pero sin darlo por des-contado. De esta manera se puede trans-formar tambin el conflicto en una con-frontacin constructiva y en una oportuni-dad de recproco crecimiento. Encontramos an a Mara que estalla conAna: Pero bueno! Por qu no haces nun-ca bien esto?. Ana, intentando concentrar-se en el problema, en lugar de en su propiocoraje, responde: Me he comprometidomucho, pero debe haber algn detalle quean no tengo claro. Explcame qu es loque no funciona, as vamos adelante.Probablemente este tipo de respuesta ayu-dara a cada Mara a redimensionar sus va-loraciones y su estilo. Y, en lugar de conflic-to, permitira crear encuentro.

    [email protected]

    pia voluntad y tambin prevaricar. Con unaactitud pasiva, los problemas interpersona-les no se afrontan, no se administran bien.Antes bien, tienden a agravarse con reper-cusiones negativas sobre la propia autoes-tima, o tambin una excesiva correccinpuede llevar a vivir situaciones del gnero.No se experimenta una autntica relacininterpersonal.

    Yo gano t ganas: la comunicacin asertivaCmo reaccionar a situaciones comunica-tivas difciles sin ser agresivos y sin sufrirpasivamente? En nuestras comunidadeseducativas es normal tener que hacer conpersonas de carcter, formacin, estilos di-ferentes. A veces nos encontramos con in-terlocutores de maneras rpidas, inmedia-tas, invasoras, manipuladores, indiscretos.O nosotras mismas podemos expresarnosas. Advertimos la necesidad de saber c-mo gestionar nuestros estilos de relacin,para no implicarnos en intiles discusionesde desagradables tensiones. Aunque nosiempre es posible transformar la relacinen una comunicacin agradable y satisfac-toria, todos deseamos vivir encuentros sig-nificativos, serenos o al menos salir de elloscon el menor dao posible. En efecto, a veces nuestras relaciones provocan conse-cuencias de sufrimiento, de incompren-sin, de amargura. Hay estrategias de relacin que tienen encomn el no ser agresivas ni pasivas, tute-lando al mismo tiempo nuestras exigenciasy aspiraciones; son aquellas inherentes a lacomunicacin asertiva.

    El estilo agresivo y el pasivo comportan in-satisfaccin al menos para una de las par-tes. La comunicacin asertiva de la que laRevista trat en un artculo precedente concede espacio a los propios sentimien-tos como a los del otro, a las respectivasexigencias y estados de nimo, y esto gra-

    14REVISTA DE LAS HIJAS DE MARA AUXILIADORAdma damihianimas

    prim

    erpl

    anohilo de ariadn

    a

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:27 Pagina 14

  • Ampliad la mirada

    Ampliad la mirada

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:27 Pagina 15

  • una visin universal en la que cada parte seinserta en aquel todo formado por 83 inspec-toras, en 94 naciones del mundo, con alre-dedor 13.000 FMA.Detenerse para conocerse, para aprendercunto y cmo el carisma contina con cre-atividad encarnndose e in culturizndoseen muchas zonas del mundo. Detenersepara hacer que despierte en todas la gran pa-sin por los jvenes, por el carisma sale-siano y el gran amor por el Instituto que, noobstante los diversos achaques, est vivo yacta por el bien de muchos jvenes en todoel mundo.

    MirarEl detenerse es slo una primera etapa delrecorrido que conduce a aquella sucesivadel mirar. Recordando una frase de DavidCooperrieder que dice: Nuestro mundo noes un problema que hemos de resolver sinoun milagro que hemos de abrazar se hacomprendido la importancia de mirar almundo con ternura, abrazando su milagro yno defendindonos de este. En el fondo elmundo es el lugar donde estamos llamadasa existir, a atestiguar y a anunciar la buenanoticia del Evangelio. Por esto hemos mi-rado a los retos del contexto actual en elque vivimos como a las llamadas de Dios. lnos habla y nos invita a encontrar respuestasnuevas y adecuadas a los tiempos de conti-nuo cambio que estamos viviendo. Mirar anuestras comunidades, no para evidenciarsus defectos y problemas, sino para amarlasas como son y con aquel amor curarlas, dar-les un empuje nuevo. Mirar a cada joven

    Ampliad la mirada

    Anna Rita Cristaino

    Abrid el corazn para acoger las mociones interiores de la gracia de Dios; ampliad la mirada, ampliad lamirada para reconocer las necesidades ms autnticas ylas urgencias de una sociedad y de una generacin que cambian.(Papa Francisco, Discurso en la Audiencia a las Capitulares, 8 de noviembre de 2014).

    Rostros, esperanzas, sonrisas, escucha, di-logo, conocimiento recproco; idiomas, mo-dos de ser y de pensar distintos, todo esto esel mosaico que ha caracterizado al CaptuloGeneral XXIII de las FMA. Una gran asambleapuesta a la escucha del Espritu Santo paraintentar comprender lo que el Seor quierehacer con cada una y con el Instituto hoy.La experiencia vivida en el Captulo se puedeexplicar con tres verbos: detenerse, mirar,caminar.

    DetenerseLlegar de situaciones distintas vividas en lasrespectivas inspectoras, con retos cotidia-nos que interpelan nuestra vida, nuestra mi-sin, nuestro estar con los jvenes, ha hechorenacer la necesidad de detenerse. El ca-mino desarrollado, el ms prximo del sexe-nio apenas terminado, los procesos enca-minados, los concluidos y los que se entre-vn, todo tena necesidad de un gran volvera comprender. Detenerse para tomar con-ciencia de s mismo y pasar de una visinunida al pas de las propias inspectoras a

    16REVISTA DE LAS HIJAS DE MARA AUXILIADORAdma damihianimas

    doss

    iera

    mplia

    d la m

    irada

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:27 Pagina 16

  • con esperanza, testimoniando la alegra dehaber encontrado al Seor de nuestra vida,sin el que nuestras existencias seran ttricasy obscuras.

    CaminarToda la experiencia vivida durante el tiempocapitular, ha sido una invitacin continua acaminar con los jvenes, en una misin quelleva a estar en permanente estado de sa-lida. Ante las muchas llamadas de Dios quenos interpela continuamente con cuantoacaece en torno a nosotros y dentro de no-sotros, no se puede permanecer parado,inerme. Es importante sentir fuerte el deseode partir sin retardo, sin miedo de dejar laspropias seguridades, de abandonar las me-diocridades y con valenta emprender cami-nos nuevos que se abren en el momento enel que volvemos a estar en contacto con lagente. Caminar con los jvenes hacia un en-cuentro verdadero con Jess, para poder re-descubrir la alegra del anuncio. Caminarcon los ms pequeos y los ms pobres.Slo el contacto cotidiano con ellos nos har

    tener una mirada sobre la realidad que partede sus exigencias, una mirada convertida yevangelizada por la pequeez, por la po-breza, por la precariedad.

    El punto de partidaLa reflexin ha partido de la vida del Insti-tuto, del mundo, de los jvenes, de los po-bres, ponindose el objetivo de buscar jun-tos un camino para ser con los jvenes casaque evangeliza. Cinco las preguntas que, apartir del Instrumento de trabajo, han permi-tido profundizar el tema articulado en cinconcleos: Cmo anunciar a Jess en unmundo que cambia, a una generacin quecambia? Qu nueva visin de comunidadcon los jvenes para ser profeca de vida re-ligiosa salesiana hoy? Cmo situarnos en lacultura de la comunicacin? Por qu contoda la formacin que recibimos la vida nocambia? Estamos slo restaurando o ha-ciendo algo nuevo?

    La belleza de nuestro Instituto, mirado tam-bin en sus periferias y fragilidades, anima acontinuar encarnando el carisma, vivo y pro-

    17 AO LXII MENSUAL / ENERO FEBRERO 2015dma damihianimas

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:27 Pagina 17

  • Los discpulos que miran con ojos tristes ydesilusionados los hechos de la muerte encruz de Jess, sin embargo dejan que se lesacerque un viajero al que abren el coraznconfesando sus dudas y su melancola.Mientras escuchan a aquel desconocido queles ayuda a leer su realidad a la luz de las Es-crituras, su corazn empieza a arder, tantoque no dejan partir a aquel que, con sus pa-labras, logra tocar el ntimo de sus existen-cias. Tienen miedo de la oscuridad queavanza y tienen miedo de perder tambinaquella pequea luz que entrevn en las pa-labras de aquel que se ha hecho su prjimo.Lo invitan a casa, para la cena. Jess parte elpan y sus ojos se abren. Estn dispuestos,han sido preparados ya durante el camino aun cambio, a dejar aparte la tristeza paraacoger la novedad del Reino de Dios. Lo re-conocen y su alegra es inmensa. El mundofuera con sus contradicciones, sus luces ysus sombras es el mismo, son ellos los queson nuevos, los que son distintos. Se han de-jado transformar por un encuentro quecuando es autntico cambia la vida parasiempre. Juntos vuelven a ir a Jerusaln; cadadon de gracia no puede sepultarse y guar-darse con celos, hay que compartirlo contoda la comunidad y entonces los dos disc-pulos vuelven con los otros para explicarcuanto ha acontecido en ellos, parten sindemora como misioneros de esperanza yde alegra.

    Una mirada nuevaLa pobreza, la perspectiva de las periferias, elestar con los jvenes, nuestras relacioneshechas nuevas por una vida profunda de co-munin con el Seor, nuestra pasin educa-tiva y evangelizadora, son el empuje paraescrutar el horizonte para entrever qu es-peran de nosotros el mundo y los jvenes. Esimportante saber acoger lo indito delmundo, de la vida de cada FMA y de las co-munidades del entero universo juvenil. Aco-gerlo y comprenderlo para actuar con va-

    ftico, en los distintos Pases del mundodonde viven y trabajan muchas FMA. Hoy esnecesario creer que el Instituto tiene unapalabra suya original a decir. El mundo nospide testimoniar nuestra diferencia y estopara nosotras se convierte en un compro-miso a permanecer coherentes y fieles a laVerdad del Evangelio. El querer mirar a losretos como a una llamada de Dios y comouna oportunidad de fidelidad se convierteen una respuesta a la llamada de estar conlos jvenes y los adultos, para buscar y traba-jar juntos a favor de otros jvenes, para quecada vez ms lleguen al encuentro vital yhumano con Jess en las distintas experien-cias de la vida.Una palabra que a menudo ha resonado du-rante el tiempo del CG XXIII, tanto entre lascapitulares, como entre las que lo han se-guido desde las propias casas, ha sido la pa-labra novedad. Qu hay de nuevo? Cules la novedad de este captulo?La novedad no se fabrica, a la novedad se ladeja brotar y crecer, la novedad necesita es-pacio y confianza, valenta y ser previsora, ca-minos personales y comunitarios. Por estopara ser comunidades nuevas, es necesarioactuar con decisin cambios de mentalidadpara disponernos a dejar esquemas consoli-dados y a veces algo superados, e iniciar mi-rando a la misin educativa con ojos nuevos.Slo una mirada nueva, que parte de pers-pectivas de esperanza y de alegra, puede fa-vorecer nuevas opciones y pasos concretospuestos en marcha a distintos niveles: local,inspectorial, general.

    Como los discpulos de EmasEl momento actual que como vida consa-grada, y como Instituto estamos viviendo, amenudo nos lleva a ser como aquellos disc-pulos que, despus de la muerte en cruz deJess, piensan que todo ha terminado, quesus esperanzas para el futuro estn parasiempre desatendidas.Pero su experiencia nos habla de un cambio.

    18REVISTA DE LAS HIJAS DE MARA AUXILIADORAdma damihianimas

    doss

    iera

    mplia

    d la m

    irada

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:27 Pagina 18

  • lenta, evanglicamente, con respuestas ca-rismticas y con la pasin del DMA.El darnos cuenta de que alrededor nuestrohay situaciones de pobreza impelentes, nonos deja indiferentes. El contacto, el estarcon los pobres, el tener compasin por ellos,es decir, padecer con ellos, nos ayuda a cre-cer en el amor, a ser ms humanas y a teneruna perspectiva sobre la educacin diversa!Para nosotras ser preventivas quiere decirsoar un mundo ms justo, ms lleno devida para todos, un mundo en el que cadauno pueda hacer con libertad su deber, unmundo en el que la humanidad enterapueda reencontrarse bien para sacar lo me-jor de s misma. Para nuestros jvenes soa-mos lo mejor; soamos para ellos una vidafeliz, comprometida, llena de amor y solida-ridad, fruto de una vida de fe autntica yprofunda. Y son precisamente los jvenes los que nosensean el sentido de la diferencia cris-tiana. Es la vida con ellos, con los ms peque-os, con aquellos que son puestos al margende la sociedad por cualquier motivo, quenos ensear a ser pobres, a mirar al mundo

    y a nosotros con ojos nuevos. Como estescrito en el Instrumento de trabajo del CGXXIII: la periferia no es slo un lugar geogr-fico, sino tambin una perspectiva desde lacual mirar la realidad para acoger la miste-riosa sabidura que el Espritu Santo comu-nica a travs de los pobres que se identifican,para nosotros, con los jvenes ms necesita-dos.Esta es la perspectiva, la ptica de las pe-riferias a la que a menudo tanto nos invitael Papa Francisco, que nos hace temer slo latranquilidad y la bsqueda del sosegadovivir. Para nosotros ser felices no quiere de-cir no encontrar dificultades, porque nues-tra alegra deriva de la esperanza y de la fe enAquel al que todo es posible. He aqu por-que tendremos que aprender a dar gracias aDios por todas las veces que nos inco-moda!

    El horizonteEspero que todas las comunidades haga-mos de forma que pongamos en acto losmedios necesarios para avanzar en el ca-mino de una conversin pastoral y misio-

    19 AO LXII MENSUAL / ENERO FEBRERO 2015dma damihianimas

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:27 Pagina 19

  • continuamente sedientos de este amor, con-tinuamente necesitados de conversin. Heaqu el corazn pulsador de la perenne re-novacin de la Iglesia! Y tambin el nuestro.La familiaridad con Jess y el conocimientono superficial del misterio de su existencia,en efecto, constituyen el fundamento deldiscernimiento pastoral comunitario.

    He aqu porqu el horizonte de donde hacersurgir pasos concretos y opciones impor-tantes es el de la Conversin pastoral. Unaconversin que empuja a salir de la propiamediocridad, a elegir una vida autntica paraque la vida religiosa sea verdadera profeca.

    Para una nueva evangelizacin, es impor-tante tener conocimiento de que slo unencuentro personal y autntico con Jess, enlas diversas fases de la vida, nos transformadesde dentro, nos hace vivir relaciones nue-vas, nos lleva a la comunin entre nosotrosy con los jvenes, y nos da el nimo de osarcaminos nuevos. Para actuar una verdaderaconversin pastoral es necesario por lo tantola cooperacin de cada una de nosotras. Nohay coartadas de edad, tareas, lugares y cir-cunstancias. Cada una, partiendo de smisma puede actuar caminos de transfor-macin que harn su realidad ms evang-lica.

    A partir de todo esto las tres grandes opcio-nes, que el CG XXIII ha consignado a todo elInstituto son: Transformadas por el Encuen-tro; Juntas, con los jvenes; Misioneras deesperanza y de alegra.

    El camino se abre caminandoEsto es slo el inicio. El camino inicia y con-tina en las diversas realidades localesdonde cada una est llamada a dejarse trans-formar para ser junto con los jvenes misio-neros de esperanza y de alegra, as comeauspici Madre Ivonne Reungoat durantesu saludo conclusivo en el Captulo GeneralXXIII. El corazn se abre al agradecimientopor la riqueza de la experiencia que hemos

    nera que no puede dejar las cosas como es-tn. () Constituymonos en todas las regio-nes de la tierra en un estado permanente demisin. (FRANCISCO, Exhortacin apost-lica Evangelii Gaudium n. 25-27, 24 de no-viembre de 2013). Estas palabras del PapaFrancisco son una llamada a renovar la pa-sin y el compromiso por la misin educa-tiva evangelizadora, en cualquier situacin,en cualquier obra, tradicional o indita, quehace visible el carisma salesiano.

    Hemos de sentir dirigida expresamente anosotros la llamada del Papa Francisco a todala Iglesia de ponerse en movimiento y salirde las propias seguridades. La Iglesia, enefecto, por su naturaleza no puede no sermisionera y ha de tener las puertas abier-tas para salir hacia los dems y llegar a lasperiferias humanas. En efecto, para el PapaFrancisco, una Iglesia que no anuncia elEvangelio es una Iglesia retirada en las estan-cias vacas de una mundanalidad espiritualque no produce fruto, antes bien peligra deproducir dao. Es porque somos amadospor Dios que somos renovados a su imageny hechos capaces de ser testimonios e ins-trumentos de su misericordia. Nosotrosamamos porque Dios nos ha amado el pri-mero (cf. 1 Jn 4,19) y hemos de reconocernos

    20REVISTA DE LAS HIJAS DE MARA AUXILIADORAdma damihianimas

    doss

    iera

    mplia

    d la m

    irada

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:27 Pagina 20

  • Id adelante con entusiasmo...No puedo sino animaros a ir adelantecon entusiasmo en estas lneas de ac-cin que el Espritu Santo os est sugi-riendo. Abrid el corazn para acoger lasmociones interiores de la gracia de Dios;ampliad la mirad, ensanchad la miradapara reconocer las necesidades ms au-tnticas y las urgencias de una sociedady de una generacin que cambian. Seddoquiera testimonio proftico y presen-cia educativa, mediante una acogida in-condicional de los jvenes, afrontando elreto de la interculturalidad e identifi-cando recorridos para hacer eficacesvuestras intervenciones apostlicas enun contexto el juvenil impregnadopor el mundo virtual y por las nuevastecnologas, especialmente las digitales.() Es necesario poner siempre a Cristoen el centro de la propia existencia; esnecesario dejarse plasmar por la Palabrade Dios, que ilumina, orienta y sostiene;

    hay que alimentar el espritu misionerocon la oracin perseverante, con la ado-racin, con aquel perder el tiempo de-lante del Tabernculo. Sed para todosmisioneras de esperanza y de alegra,testimoniando los valores propios devuestra identidad salesiana, especial-mente la categora del encuentro, as-pecto fundamental de vuestro carisma;ste es una fuente siempre fresca y vitalde la que podis sacar aquel amor querevitaliza la pasin por Dios y por los j-venes. Las inevitables dificultades, que seencuentran en el camino, no relajen elentusiasmo de vuestra accin apostlica.Antes bien, el ejemplo de San Juan Boscoy de Santa Mara Dominica Mazzarello osempuje a contribuir todava ms entu-sisticamente en la nueva evangelizacincon vuestras actividades en el mbito dela educacin y de la escuela, de la cate-quesis y de la formacin de los jvenesen el apostolado.

    (Papa Francisco, Discurso en la Audienciaa las Capitulares, 8 de noviembre de 2014)

    21 AO LXII MENSUAL / ENERO FEBRERO 2015dma damihianimas

    vivido y compartido. Una riqueza que descu-briremos progresivamente cuando volvamosa la vida cotidiana. Hemos vivido una expe-riencia hecha de escucha recproca, de di-logo, de discernimiento y oracin, sobretodo de gran esperanza. El Captulo en sudesarrollo ha sido un tiempo fuerte de for-macin permanente y seguramente algo hacambiado en nosotros.

    Tambin la Revista DMA, en cada prximodossier seguir este camino para compartirjuntos el recorrido que el Instituto quiereemprender como la Madre misma invita ahacer: reafirmemos juntas la confianzaen la accin maravillosa del Espritu que ac-ta en la Iglesia, en el Instituto, en la huma-nidad y sobre todo en los jvenes. Sigamosdescifrando su voz entre las muchas voces

    de cada da, descubriendo sus llamadas asalir, a liberarnos de nuestros esquemas yde nuestros miedos para ser verdaderas co-laboradoras del Espritu en el evangelizar,en el ayudar a los jvenes, sobre todo losms pobres, a encontrar a Jess y a ser en laIglesia evangelizadores de otros jvenes.Una nueva puerta se abre hoy sobre nues-tros pasos; son pasos que nos llevan en me-dio del mundo para encender una nuevaluz, para ser presencia educativa eficaz enmedio de los jvenes y ofrecer a todos untestimonio proftico. Jess nos alcanzamientras estamos en camino. Ser nuestrocorazn el que lo reconozca, pero hemosde estar siempre en alerta como los centi-nelas.

    [email protected]

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:27 Pagina 21

  • Cuatro pilares para ser casa

    AcogidaEl joven que atraviesa el umbral de una Co-munidad FMA ha de sentirse y experimen-tarse el centro de las atenciones de cadahermana, ha de sentirse importante, nece-sario, el predilecto a la manera de DonBosco; hoy ms que nunca se hace decisivoel acompaamiento personal, que da aquien crece la certeza de ser amado, com-prendido y acogido en su ser ms profundo,puro, real. El joven acogido ha de encontrarpersonas dispuestas a hacerse cercanas a susituacin y capaces de amarlo en su po-breza; una acogida que ha de evitar bajar elimpulso para alcanzar a todos, pero se es-fuerza con creatividad por hacer propuestasdiferenciadas, apuntando al mximo paracada uno.

    MaternidadEl ser mujeres implica la predisposicin na-tural a ser madres; y es este deseo y capaci-dad de llevar en s, de sostener, de alimen-tar y luego, tambin, de dejar caminar, queha de transparentar por la relacin con unaHija de Mara Auxiliadora. Apariencia dura,corazn tiernsimo; la capacidad de ser nor-mativas pero en vista de un bien msgrande, el del muchacho individual; hacerexplcito lo ms posible el Amor que avanzay penetra la relacin con los jvenes.

    TestimonioSe da testimonio por propio directo cono-cimiento; por lo tanto es necesario que sevislumbre a Cristo en cada una de las accio-nes, de los movimientos, de los pensamien-tos de una Hija de Mara Auxiliadora, preci-samente porque, gracias a su especial con-sagracin, ella tiene conocimiento directode ello y se compromete a transmitir este

    conocimiento (que no ha de ser exclusiva-mente terico) a quien sea que cruce elumbral de casa. Es l el centro de la vida deuna FMA, as como es l que ama, goza, es-pera con y para cada joven.

    OracinSer ante todo autnticas mujeres de ora-cin: un reto, en un tiempo en el que pro-poner una fe no segn haz como quieras,ni exclusivamente funcional para los sacra-mentos o enfocada a un te doy para queme des y a una satisfaccin inmediata tienecomo consecuencia directa el alejamientode aquellos que usan a Dios. Al mismotiempo una espiritualidad de este gneroacerca e implica de forma clara a quien ex-perimenta el contacto con una fe genuina,radical, no tibia sino en continua bsqueday dilogo profundo.La verdadera casa es aquella donde habitauna familia; construir relaciones enfocadasa la familiaridad, o bien a la capacidad de es-tar bien junto a los jvenes, ponindolos enel centro para aprender a estar junto a ellos,slo a continuacin preocupndose del ha-cer. Y esto significa tener la valenta de abrirlas estructuras, las mentes, los corazones;compartir lo cotidiano de la comunidad contodas las personas que atraviesan vuestroumbral; abrir los momentos de oracin ymostrar la belleza del ser mujeres, cristianas,consagradas; redescubrir el valor de la cola-boracin con los Salesianos no slo a nivelde actividades y de pastoral sino tambin laconstruccin de una casa para toda la Fami-lia Salesiana, acoger con verdad a los mspobres, tambin respecto a las nuevas po-brezas no materiales sino espirituales y exis-tenciales; al mismo tiempo redescubrir lapobreza como dato carismtico, sin la cualni siquiera seramos capaces de vivir en elespritu salesiano; recalcar con valenta queson los ltimos los preferidos, porque he-ridos antes por la vida.

    (Los jvenes a las Capitulares, 11 de octubrede 2014).

    22REVISTA DE LAS HIJAS DE MARA AUXILIADORAdma damihianimas

    doss

    iera

    mplia

    d la m

    irada

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:27 Pagina 22

  • OBJETIVOS DE DESARROLLO DEL MILENIO

    UN RETO QUE NO PODEMOS

    PERDER!

    Los Objetivos de Desarrollo del Milenio sancionados por la Asamblea General de la ONU en el 2000 han sido

    las metas ms ambiciosas nunca establecidas por la Comunidad Internacional y a conseguir

    dentro de diciembre de 2015.

    La lucha contra el hambre y la pobreza, la tutela del ambiente, la promocin de los derechos

    de la mujer, la derrota de la mortalidad infantil, SIDA y malaria

    Los resultados obtenidos han sido sin embargo diversos y desiguales dentro de los varios continentes,

    regiones y pases.

    La comunidad internacional hoy est llamada a la redaccin de la nueva Agenda

    que constituir el cuadro de referencia para el desarrollo en los aos sucesivos al 2015.

    AGENDA POST-2015

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:27 Pagina 23

  • gOBJETIVO

    S DE DES

    ARROLLO DEL MILEN

    IO

    los po

    bres

    no pu

    eden

    es

    perar

    ...

    AGEN

    DA POST-2015

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:28 Pagina 24

  • DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:28 Pagina 25

  • Los objetivos del Milenio son alcanzables.No podemos permitirnos desatender nuestras responsabilidades.Nos lo recuerdan 1,4 mil millones de personas que viven en condiciones de pobreza.

    OBJETIVOS DE DESARROLLO DEL MILENIO

    AGENDA POST-2015

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:28 Pagina 26

  • Lecturaevanglica

    de los hechos

    contemporneos

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:28 Pagina 27

  • do. He aqu porqu en la mentalidad popu-lar domina la lgica de la competitividad.Precisamente en la crisis lo conflictivo pare-ce disolverse para todos. Los tiempos de loconflictivo en muchos sentidos han termi-nado tambin para los jvenes. En familia yen el trabajo, en el grupo como en la escue-la, domina una actitud en forma de toleran-cia. En familia se intenta vivir lo que une anivel afectivo pasando ms all de las divi-siones an presentes a nivel de posiciones,interpretaciones y modelos de vida. En eltrabajo y en la escuela el objetivo se ha con-vertido en la creacin de un ambiente hu-mano sobre todo a travs de la mejora delas interacciones con los compaeros.

    Ojo! a los jvenesSi se capta con atencin el mundo de los j-venes parece que ellos se vuelvan a propo-ner la opcin entre dos lgicas existencia-les, la del tener y la del ser.En el contexto de la lgica de la posesin lavida en el fondo se piensa como un vaco allenar. Se vive de clculo administrando to-do como una especie de partida doble he-cha de dar y tener siempre en equilibrio.En una lgica de vida inspirada en la gratui-dad se concibe a s mismo y a los dems co-mo riqueza que nace del misterio insonda-ble de la vida. La relacin con los dems noest regulada sobre la partida doble sino so-bre la necesidad de ofrecer la propia ri-queza interior. La vida no est pensada co-mo un vaco a llenar, sino como una rique-za, misterio a descubrir y comunicar.

    [email protected]

    La apuestade la gratuidadMara Borsi

    Desde hace bastante tiempo se ha impuestouna cultura de la crisis; se vive en un clima deincomodidad difundida y malestar. Est el ma-lestar de quien se da cuenta de que el tenerno paga y el malestar de quien no sabe afron-tar los problemas que la vida le plantea. Est elsarcasmo nihilista de quien se siente burladopor la vida y hay quien predica el abandono aun nuevo consumismo. Sin embargo, en estecontexto, hay algunos valores emergentes alos que los jvenes son muy sensibles. Entreestos est la gratuidad.

    La gratuidad, en una poca de desencanto yde angustia, es una forma original de afe-rrarse a la vida en su espontaneidad, contrala lgica de la dominacin y de la apropia-cin, contra la mercantilizacin de la vida yla destruccin de los recursos naturales.Gratuidad dice bsqueda y enamoramientode la vida en todas sus formas. La gratuidadsostiene y afirma la cultura del don.

    Don y mercadoEl don es un gesto unilateral, asimtrico,que expresa la gratuidad, y de esta maneraviene a contradecir la ley del mercado comointercambio equivalente. Lo que el don en-gendra es una nueva sociabilidad que antesno estaba.Hoy el mercado se ha convertido en una l-gica, un conjunto de ideas y categoras en lacabeza de la gente y, por lo tanto, el merca-do es mucho ms que economa, caudales,multinacionales u otras realidades materia-les. El hombre est reducido a homo oeco-nomicus y el mundo est reducido a merca-

    28REVISTA DE LAS HIJAS DE MARA AUXILIADORAdma damihianimas

    en b

    squ

    edado

    n y cu

    lturas

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:28 Pagina 28

  • 29 AO LXII MENSUAL / ENERO FEBRERO 2015dma damihianimas

    VIDES Internacional: la palabra a los jvenesEl barrio 22 de Enero est todo gris yhay fango. La pobreza ms que ma-terial se da por el malestar y por ladelincuencia que gobiernan el ba-rrio, no todas las miradas son hermo-sas y profundas como las de los ni-os con los que pasbamos las jor-nadas, algunas son sombras, oscu-ras como las barracas a nuestro alre-dedor. Pero no obstante todo algopermita a m Flavia y a Lavinia admi-rar entusiasmadas todo lo que nosrodeaba. Tres fma han acompaadola experiencia de voluntariado VI-DES: Sor Vilma, Sor Tati y Sor MartaRiccioli.Al inicio nos hemos preguntado:Qu podemos dar nosotras? Y sidar quiere decir recibir, qu llevare-mos nosotras a casa?. He aqu la res-puesta a nuestros interrogantes: lacapacidad de dar incondicionalmen-te y la interiorizacin de la singulari-dad de nuestro darnos. Los regalospara nosotras han empezado el pri-mer da: la extrema hospitalidad dela gente del lugar, la esencialidad delas barracas de chapas, perfumadasde basuras quemadas para asegurar-nos calor y luz, la sonrisa de paz, node todos y una comida siempre pre-parada para decir gracias.Pero el don ms grande que nadienos quitar, lo hemos recibido delos nios y es la SEGURIDAD. A me-nudo hemos tenido miedo de no sa-lir adelante, de dar algn paso en fal-

    so. Pero nosotras estbamos protegi-das por los nios Juan, Milagros y Wan-da que, envolviendo sus manitas en lasnuestras, nos decan en silencio: Tran-quilas, estamos aqu nosotros. Y en-tonces muchas las cosas bellas: el me-rendero de las 17:00, las canciones, losbailes de grupo, el asado, el barrio, Vil-ma, Tati, Marta.Y nuestro don para ellos dnde es-t? Est en el gracias a todos, mayoresy pequeos, gracias a aquel entusias-mo que slo dos muchachas, apenasmayores de edad, han podido regalar.Nuestra experiencia no ha terminadoregresando a Roma, sino que crece,contina, madura. Observar y escu-char, discernir y aprender, decidir y ac-tuar. Estas son las palabras clave del pe-rodo de formacin: educacin a losderechos humanos y a la relacin conel mundo. En Argentina, pero tambinen el voluntariado local, que continue-mos haciendo en nuestra ciudad en uncentro de nios refugiados, ha sidofundamental entender el sentido queel VIDES da a estas palabras: todo estinterconectado, desde el observar alactuar, al dilogo con el otro.Una experiencia que contina, que noha cambiado nuestra vida, sino nues-tro modo de vivirla.

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:28 Pagina 29

  • leer el texto. Despus se podr hacer reso-nancia de las frases ms significativas.

    Lucas 24, 13-19

    13 Aquel mismo da iban dos de ellos a unpueblo llamado Emas, que distaba sesentaestadios de Jerusaln, 14 y conversaban en-tre s sobre todo lo que haba pasado, 15 Ysucedi que, mientras ellos conversaban ydiscutan, el mismo Jess se acerc y siguicon ellos; 16 pero sus ojos estaban reteni-dos para que no le conocieran. 17 l les dijo:De qu discuts entre vosotros mientrasvais andando? Ellos se pararon con aire en-tristecido. 18Uno de ellos llamado Cleofsle respondido: Eres t el nico residenteen Jerusaln que no sabe las cosas que es-tos das han pasado en ella? 19 l les dijo:Qu cosas? Ellos le dijeron: Lo de Jessel Nazareno, que fue un profeta poderosoen obras y palabras delante de Dios y de to-do el pueblo.

    Lectura: El texto en s mismo

    Emas. Varias localidades se disputan ser ellugar indicado por Lucas. Buscar las explica-ciones de las notas en la propia Biblia y po-siblemente en los mapas de Palestina delprimer siglo. De todas formas est lejos deJerusaln. Los discpulos. Descubrir lo que se dice deellos: qu hacen, con qu actitudes interio-res (como son sus ojos, su corazn). Qules trastorna.

    Jess. Seguir con atencin qu hace:Jess mismo: el Ausente est ahora pre-

    Emas: un desconocido se acercaEleana Salas

    AmbientacinUna Biblia grande; encima de la Biblia uncrucifijo y cerca el cirio pascual Colocar lassillas en crculo alrededor de la Biblia.Se podra dibujar una calle en el suelo, controzos de papel.

    Invocacin al Espritu Santo:

    Ven, ven, Espritu de amor, ven t dentro de nosotros.La muerte de Jess en la cruz (no slo porlos terribles sufrimientos que comportaba,sino por ser muerte civil, anulando tam-bin la memoria de la persona), ha sido cau-sa de una profunda crisis para las primerascomunidades cristianas. Adems, la suertedel Maestro poda tocar tambin a sus se-cuaces; por esto en el huerto todos (losdiscpulos) lo abandonaron y huyeron (Mc15,50); otros abandonan Jerusaln y vuel-ven/huyen hacia sus pueblos. Probable-mente es el caso de estos dos discpulos.Algunos intuyen que estos, dos de ellos,eran en realidad una pareja: Cleofs y Mara,su esposa, que segn Jn 19,25 estaba cercadel Crucificado y, probablemente, tambinentre el grupo de los discpulos que van a latumba, al surgir del domingo. Ciertamentela conversacin entre ellos parte de puntosde vista distintos.Los ojos y el corazn estn an en la oscuri-dad.En esto un desconocido se acerca y logra in-troducirse en la conversacin.

    El texto es proclamado con claridad por unlector o lectora. Cada participante vuelve a

    30REVISTA DE LAS HIJAS DE MARA AUXILIADORAdma damihianimas

    en b

    squ

    edala Palab

    ra

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:28 Pagina 30

  • sente, en persona.Se acerc. Parece haber apresurado el pa-so para estar cerca de ellos. Cf. Fil 3,12Empez a caminar con ellos. Antes de ha-blar acoge su experiencia Les pregunt:De qu hablabais entre vosotros a lo largodel camino? Qu tenis en el corazn? Lapregunta permite abrir la propia interiori-dad para compartir lo que se tiene dentro.

    Meditacin: El texto para nosotros, hoy

    Emas: En un tiempo en el que la Iglesia y elpapa Francisco nos invitan a ir a las perife-rias, identificamos cules son los Emas,de donde proceden y adonde van los jve-nes, la gente. Estn abiertos nuestros ojos,nuestro inters por encontrar a los Emasde nuestro tiempo? Qu actitudes tenemos de frente a quienes distinto (personas, edad, cultura, estilos,etc.)? Nos confrontamos con las actitudesde Jess en relacin a sus dos discpulos.Cmo recibimos a los que nos interrogan yque ponen en cuestin nuestros esquemasmentales, los estilos pastorales, las formasde trabajar, etc.?

    Oracin

    En silencio dialogamos con el Seor a partirde este texto:Roguemos por Emas: Recordar las imge-nes de los ambientes donde ms estnnuestros jvenes, incluso donde estnaquellos que la sociedad considera deshe-chos Hagamos el ejercicio de abrir elcorazn y ampliar la mirada, como nos pi-de el papa Francisco.El mismo Jess se acerc y empez a cami-nar con ellos.Oremos a partir de nuestrasactitudes; por la apertura y por la confianzaque habitan nuestro corazn: demos gra-cias por los puentes que somos capaces detender, pidamos la capacidad de salir comoJess, y de acercarnos a los dems con mu-cha delicadeza, con amabilidad, como l Me dejo alcanzar, tocar por Jess y por mishermanas, por los jvenes, por la vida de lagente? Que la oracin me disponga a en-cuentros de sentido y autnticos, fecundossegn el DMACompartimos algunas resonancias de nues-tra oracin

    Contemplacin Compromiso

    No basta estudiar y rezar la Pala-bra de Dios; es importante que va-ya germinando en nuestra vida.Qu actitudes he de alimentaren el corazn para acercarme a lasactitudes de Jess en este paso?Cmo podemos expresar mejoren comunidad este salir al en-cuentro de los Emas de nuestrotiempo?

    Oracin final:

    Por el camino de Emas, un pere-grino vena conmigo; no le conocen el camino, ahora s, en la frac-cin del pan.

    [email protected]

    31 AO LXII MENSUAL / ENERO FEBRERO 2015dma damihianimas

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:28 Pagina 31

  • diramos les forma a encarnar en s y a in-culturar el carisma en los varios ambientes.Cada director es en aquel tiempo, comotambin en cada perodo sucesivo, prota-gonista (no espectador!) del proceso defundacin de su obra y as Don Bosco reco-mienda a los directores que el 6 de abril de1869 rene por la noche en la biblioteca delOratorio: Cuidmonos de ser realmentedignos fundadores de la Sociedad de SanFrancisco de Sales, a fin de que los que le-yeren nuestra historia puedan encontrar ennosotros otros tantos modelos y no tenganen cambio que exclamar: Que tipo de fun-dadores eran aqullos! Ayudadme convuestra buena voluntad y obediencia en es-ta gran empresa. Toca a vosotros hacermefcil la tarea. (Memorias Biogrficas de SanJuan Bosco, Vol. IX, p. 539)Es verdad que el carisma del Fundador lo hadado el Espritu Santo a Don Bosco, pero enun cierto sentido compete a cada miembrode la Congregacin Salesiana, sobre todo aquien tiene tareas de animacin, el com-promiso de custodiar, renovar, desarrollar,dar visibilidad a nivel local al carisma sale-siano. El carisma resplandece sobre todo en quienabre el corazn al Espritu y se hace trans-parencia de su amor manifestando a todosla pureza de este amor que hace crecer, daconfianza, promueve vida. Don Pablo Albera escribe: Hay que decirque Don Bosco nos prefera de forma nica,del todo suya: se experimentaba su fascina-cin irresistible. Senta que era amado deforma nunca experimentada antes, singular-

    Ser padre/madre: identidad y misinPiera Cavagli

    Don Bosco que experiment el drama decrecer sin padre desde la infancia, supo ca-nalizar todas sus energas en el expresar unprofundo afecto paterno a sus jvenes y alos hermanos salesianos. l, reconociendoque la paternidad autntica est slo enDios y por Dios, est apasionado por suReino de amor y de misericordia. Deseapor eso ser transparencia de este amortambin con sus recursos humanos. La su-ya es una paternidad en la fe, como la deSan Pablo cuando escribe a los Glatas: Hi-jos mos, por quienes sufro de nuevo dolo-res de parto, hasta ver a Cristo formado envosotros (Ga 4, 19).La ms profunda identidad de Don Boscose revela en su ser Padre, amigo, hermano.Para l la animacin y el gobierno no sonuna tarea cualquiera, sino una generacinespiritual.

    Ser y actuar como Don Bosco

    Los primeros Salesianos aprenden de DonBosco casi por smosis a ser directores, aanimar y gobernar las comunidades que seabren poco a poco. Su testimonio es paraellos itinerario cotidiano de formacin. Sumisma persona del todo entregada al biende los jvenes, el estilo con el que gua lacomunidad, la fuerte carga comunicativa, lasabidura impregnada de caridad y de esp-ritu de familia, la pasin por el Reino deDios se convierten en escuela para sus hi-jos, para los educadores y los directores delas primeras casas salesianas.Les forma a la responsabilidad para dar unslido fundamento a la Congregacin, hoy

    32REVISTA DE LAS HIJAS DE MARA AUXILIADORAdma damihianimas

    en b

    squ

    edaca

    risma y lead

    ership

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:28 Pagina 32

  • 33 AO LXII MENSUAL / ENERO FEBRERO 2015dma damihianimas

    mente, superior a cualquier afecto. Nos en-volva a todos y por entero casi en una at-msfera de contento y de felicidad. Y nopoda ser de otra manera porque de cadauna de sus palabras y acciones emanaba lasantidad de la unin con Dios que es cari-dad perfecta ACS 1 (1920).Don Bosco identifica la actitud bsica dequien tiene responsabilidades directivascon la caridad y cortesa. Han de ser estaslas notas caractersticas de cada directortanto para con los hermanos, los jvenes,los colaboradores, cuanto hacia cada per-sona que se encuentra.

    Lneas formativas para los directores sale-sianos

    Don Bosco forma a los directores valoran-do varias modalidades; los encuentros per-sonales, sobre todo el coloquio, las cartas ylos encuentros comunitarios anuales enValdocco, en general hacia la fiesta de SanFrancisco de Sales. En estas Conferenciasel maestro es Don Bosco, pero l favorecela subsidiariedad y la complementariedad;a veces deja la presidencia a Don Rua e in-vita a cada director a presentar los respecti-vos colegios y comunidades, manifestandodificultades, esperanzas y perspectivas defuturo.Experto en la implicacin de las energas ju-veniles y en el dar confianza a cada perso-na, a Don Giovanni Bonetti traza un progra-ma de accin muy concreto: Acurdate deque el Director no ha de hacer mucho, sinoocuparse en que los otros hagan, vigilandoque cada cual cumpla los propios deberes(carta del 19 de abril de 1871, en Epistolarioa cargo de F. Motto III 324).Hoy se dira subsidiariedad, o bien coordi-nacin para la comunin. Cambian los tr-minos, pero el espritu es semejante; condi-cin para un clima de familia donde cadacual se siente amado y valorado.Don Bosco escribe al joven director DonMiguel Rua aquella que es la sntesis de su

    programa de vida: In mnibus caritas. Hazque todos aquellos con los que hablas seantus amigos (Carta del 10 de agosto de 1873,en Epistolario a cargo de F. Motto IV 142).Revisada y ampliada en 1870-71, la carta se-r un documento formativo del ttulo; Re-cuerdos confidenciales a los directores queconstituye todava hoy una de las principa-les fuentes de la espiritualidad de Don Bos-co fundador y formador de educadores1.Escribe Francesco Motto en el comentario aesta carta: Su corazn paterno y - por quno? su solicitud materna llega al punto depreocuparse de la salud fsica del director yde sus hermanos, de sus horas de sueo(En cada noche hars siete horas de repo-so; Nunca mandar cosas dainas para lasalud, o que impidan el necesario reposo),de su trato en la mesa (Evita las austerida-des en el alimento. Tus mortificaciones es-tn en la diligencia en tus deberes y en elsoportar las molestias ajenas), del peligrode excesivo trabajo (Procura repartir lascosas de forma que ninguno est demasia-do cargado de incumbencias)2.A diferencia del animador sociocultural, eldirector salesiano querido por Don Boscoes la persona toda consagrada a Dios quetiene el conocimiento de ser dcil instru-mento de su amor para ayudar a todos y acada uno a vivir el proyecto que el Padretiene sobre cada uno de sus hijos. Su iden-tidad vocacional, asumida y expresada contotal sentido de responsabilidad y con co-razn paterno/materno, es la condicin ba-silar para desarrollar rectamente su misinde servicio a la alegra y a la esperanza delos individuos y de las comunidades.

    [email protected]

    1 Cf. MOTTO, Francesco, I Ricordi confidenziali ai di-rettori di don Bosco, en Don Bosco educatore. Scrittie testimonianze, a cargo de P. Braido, Roma, LAS 1992,173-186.2 Ibdem 174-175.

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:28 Pagina 33

  • Bernardino Laguna. Somos ocho hermanosy hemos crecido all. No tenamos muchosrecursos. Mi pap trabajaba la tierra, mi ma-m se dedicaba a los trabajos de casa. Mishermanos ayudaban a mi padre, pero ahoraestn todos aqu en la ciudad.Se llevan consigo un bagaje lleno de afectos,de relaciones familiares, de amigos, de luga-res frecuentados y amados, un bagaje llenode mapas bien conocidos. Pero en aquel ba-gaje, un espacio grande se le ha dejado a lossueos. El sueo de poder trabajar paramantenerse y no pesar sobre la familia, deaprender bien el Espaol, sin olvidar la len-gua local de los padres, de aprender a leer yescribir y progresar en los estudios, de serconsciente de tener muchas capacidades ypotencialidades an inexploradas.Esto es lo que explica Modesta: Para noso-tros, gente que viene de la provincia, haymuchas dificultades porque Ciudad de M-jico es muy grande y muchos, como yo, lle-gan sin saber leer ni escribir. Luego no se sa-be donde estar. Muchos no tienen familia-res con los que vivir. Esta es una de las razo-nes por las que la mayora de los jvenes, delas mujeres y de los hombres que llegan aesta ciudad buscan un trabajo que d tam-bin hospitalidad, porque no tenemosadonde ir.Ciudad de Mjico es enorme. Es un nuevomundo de culturas, de usos y costumbres,de gente rica y pobre, de familias felices y dehombres solos. Un pequeo universo quedeja sin aliento a quien llega desde lugaresen los que todo estaba cerca y era conocido.

    La valenta de partir

    Anna Rita Cristaino

    Mjico es una de las realidades nacionalesms importantes en el mundo, rico de his-toria y de bellezas naturales. No obstante elprogreso econmico de estos ltimos aos,el Pas vive fuertes problemas de inestabili-dad y desigualdad social. Ms all de lasgrandes ciudades, hay lugares del territorionacional donde es ms difcil encontrar tra-bajo, donde se lucha cada da por la super-vivencia y esto lleva a muchas personas adejar el pas de origen. Adems de la fuertemigracin hacia Estados Unidos hay, enefecto, una consistente movilidad interna.Miles de adolescentes dejan sus aldeas yvan a superpoblar las grandes ciudades.Pero qu empuja a una muchacha a dejarsu familia, su aldea, sus costumbres, susamistades?

    Caminos desconocidos

    Rosala y Modesta nos han explicado ququiere decir tener la valenta de partir solasy dejar todo, empujadas por el profundodeseo de descubrir nuevas posibilidadespara su existencia. Partieron jovencsimaspara una vida en la que gastar sus energas,eligiendo caminos no conocidos.

    Rosala explica as su partida: Llegu aqucuando tena 17 aos. No fue fcil. Llegu acasa de uno de mis hermanos. Viva all. Nosaba coger el metro, apenas saba leer unpoco. Venir aqu sola y empezar a estudiarme dio ms seguridad, me abri a otras ide-as y crec; s an con temor, siempre fui ade-lante. Soy de una aldea que se llama San

    34REVISTA DE LAS HIJAS DE MARA AUXILIADORAdma damihianimas

    en b

    squ

    edaun

    a mira

    da sob

    re el m

    undo

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:28 Pagina 34

  • El modo de hablar, de moverse, de mirar a lavida, la forma de vestir, de comer, todo esdistinto. Quien llega se siente como cata-pultado al centro de un ocano y no quedasino aprender a nadar, para no ahogarse.

    Un trayecto en subida

    Se llega con el recuerdo de las lgrimas delas madres, de los rostros serios de los pa-dres que hubieran querido dar y hacer mspara no obligar a ninguno de los propios hi-jos a partir. Se siente todava el calor de losabrazos fraternos. En seguida se da unocuenta de que el recorrido a llevar a cabo esen salida. Hay que encontrar trabajo, espe-rar encontrar alojamiento, hacerse nuevosamigos, aprovechar cada ocasin paraaprender algo nuevo en la ciudad, aprenderalgo de cada conocimiento.Desde hace muchos aos nos dice anModesta senta la necesidad de partir paracrecer. Procedo de una familia que no tienemuchas posibilidades econmicas, una fa-milia numerosa. Tengo seis hermanos. Ha si-

    do una de las cosas que me ha empujado avenir aqu. Llegu a esta ciudad para trabajarcomo sirvienta en una familia, haciendo lostrabajos de casa. Despus madur la inten-cin de seguir estudiando, pero no saba c-mo hacer, mi nico da de descanso era eldomingo. Luego descubr que haba una es-cuela donde daban clases el domingo y mepuse en contacto con ellos.

    Mejores oportunidades

    Las FMA de la Inspectora mexicana NuestraSeora de Guadalupe, en 1970 dieron vida alCentro Juvenil Mara Auxiliadora que en2001 tom el nombre de Obra Social Auxilio.Aqu cada domingo se han acogido a milesde mujeres jvenes imposibilitadas para fre-cuentar la escuela durante la semana. En losaos, adems de las mujeres jvenes, sehan acogido tambin a muchachos y adul-tos, todos emigrantes empleados comoobreros en casas privadas o en oficinas. Sor Neida Julieta Carriedo, una de las FMAque ha trabajado en el OSA nos explica:

    35 AO LXII MENSUAL / ENERO FEBRERO 2015dma damihianimas

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:28 Pagina 35

  • mingo para ayudar de forma gratuita: dan-do clases, dando soporte a todos los jve-nes y a los adultos que semanalmente sonasistidos en este centro.

    Rosala y Modesta, construyen su futuroda tras da. Lo que asombra de estas mu-chachas es la voluntad de comprometerse,de sacrificarse. Trabajan duro y trabajanbien.Modesta trabaja en el Centro Preventivode Readaptacin Social desde hace cincoaos, como secretaria de la directora delCentro y contemporneamente frecuentatambin la Universidad.En cambio esta es la jornada tipo de Rosa-la: Yo empiezo a trabajar a las seis de lamaana. Me levanto hacia las cinco y me-dia y a las seis inicio lo que es necesario pa-ra limpiar y mantener en orden la casa, yme requiere prcticamente todo el da. Ter-mino a las diez o diez y media para la cena.Todo el da subo, bajo, pero mi trabajo megusta porque me ayuda econmicamente ycon lo que gano puedo ayudar tambin unpoco a mi familia a construir su casa.

    En nuestro detenernos en Mjico hemosvisitado una de las ciudades ms grandesdel mundo, en una nacin rica de posibili-dades de desarrollo y de contradicciones,donde se toca con la mano el hilo que tie-ne unidas a las personas de procedenciasmuy distintas. Hemos encontrado a herma-nas trabajadoras, fraternas, simpticas; yhemos conocido a mujeres jvenes y a mu-chachos que no tienen miedo de tomar enmano su vida. Hemos tenido la prueba quecuando nos comprometemos de verdad,tambin la Providencia se comprometecon nosotros ayudndonos a concretarideas y proyectos. Sea lo que sea a lo quecada uno de nosotros aspire, hay que em-pezar a hacerlo porque atreverse lleva con-sigo genio, fuerza y audacia!

    [email protected]

    Los jvenes que son asistidos en este cen-tro tienen muchas carencias y por esto bus-camos proponer las mejores soluciones po-sibles cuanto a profesin estudio intelec-tual, espiritual y moral.Llegan de distintos lugares de la Nacin,buscando mejores oportunidades de vida,Vienen aqu para emplearse como trabaja-dores domsticos, por esto apreciamos elhecho de que dediquen su nico da de re-poso para mejorarse profesionalmente.

    Promocin humana integral

    La Obra Social Auxilio, (OSA), ha acogidocada ao alrededor de 650 beneficiarios; lle-gando tambin a 1.000 inscritos. Su ofertaformativa comprende: formacin acadmi-ca, aprendizaje para el trabajo, desarrollohumano, atencin psicopedaggica, educa-cin sexual, valoracin de la cultura de pro-cedencia, acercamiento crtico a la comuni-cacin. Es un espacio significativo de pro-mocin humana integral, un punto impor-tante de encuentro y acogida.Este nos dice Rosala es tambin un am-biente religioso. Soy catlica y estar aqu meha enriquecido muchsimo y me ha hechocrecer. Y ahora que estoy ya terminando lasclases de Secundaria continuar en las de laPreparatoria y esto me est ayudando mu-chsimo. Este colegio es mi casa.Tambin Modesta ha estudiado en el OSA:Cuando llegu la escuela se llamaba Cen-tro Juvenil Mara Auxiliadora. En esa pocaofrecan cursos de preparacin para el tra-bajo. Escuela Primaria y Secundaria, y dadoque yo no haba terminado todava la Prima-ria comenc a estudiar para ser secretariaen un curso que duraba tres aos. Luego seme ofreci quedarme como voluntaria.

    La voluntad de comprometerse

    Nos explica Sor Neida: En la Obra SocialAuxilio colaboran alrededor de ochentavoluntarios que vienen domingo tras do-

    36REVISTA DE LAS HIJAS DE MARA AUXILIADORAdma damihianimas

    en b

    squ

    edaun

    a mira

    da sob

    re el m

    undo

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:28 Pagina 36

  • Informaciones

    noticias novedades

    del mundode los media

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:28 Pagina 37

  • rencia; en una vida lquida no sirven ni h-roes ni mrtires, porque no hay ningunatrinchera a defender y ningn valor por elque dar la vida; stos son juzgados vctimasde alguna disfuncin psicolgica. En su lu-gar vienen a la escena las celebridades, lasestrellas, los nuevos hroes de la cancin,del deporte, del cine, de los caudales. Cele-bridades que se consuman rpidamente pa-ra dar lugar a otras celebridades, a otras es-trellas, que funcionan como alianzas socia-les para las masas.

    Cada fragmento en su sitio

    Es posible recoger el reto del mundo con-temporneo y sustraerse a la lgica apenasdescrita? La relacin de Dios con los hom-bres est, desde el principio, bajo la sealde la comunicacin. La Dei Verbum inicia deforma paradigmtica: Dios se revela, mani-fiesta su querer, a travs de Cristo habla, seentretiene con los hombres, invita y admitea la comunin consigo (cf. DV, 2). La Reve-lacin tiene como finalidad la de hacer alhombre partcipe de la vida de Dios mismo,de hacer entrar a cada persona en la rela-cin de amor expresada por la Trinidad divi-na y, por eso mismo, necesita de la libre ad-hesin del hombre a la iniciativa de Dios. Pero es ante el Jess histrico narrado porlos Evangelios donde se cumple el milagrode la comunicacin perfecta entre Dios y elhombre; la Encarnacin es el espacio en elque Dios se hace presente al hombre lla-mndole a una relacin profunda consigo,relacin en la que aparecen en toda su evi-dencia las atenciones de Dios para hacer de

    Comunicacin y comunin con DiosPatrizia Bertagnini

    La proximidad con Dios, en la lgica de los rayos del crculo que, a medidaque se acercan al centro, acortan las distancias entre s, permite superarla fragmentacin. En el dilogo continuo con el Seor se refuerza la propia identidad vocacional y se aprende a ponerse a la escucha de los hermanos.

    Un mundo a pedazos

    El mundo en el que vivimos tiene un deno-minador comn que se indica generalmen-te con el trmino fragmentariedad; con stese quiere indicar la progresiva desaparicinde las comunidades de pertenencia, quehace tiempo eran verdaderos y propiospuntos de referencia. El partido, la iglesia, elpueblo, el conjunto de personas con lasque se comparta la vida cotidiana, son reali-dades comunitarias que, ante la urbaniza-cin, la difusin de los medios de comuni-cacin de masa, la homologacin y al aisla-miento de la vida metropolitana, parecendestinadas a desaparecer. En este contextola persona se encuentra reducida a la condi-cin de simple individuo, de fragmento alque le cuesta encontrar una colocacin so-cial; la prdida de la comunidad fsica hacejuego, en efecto, a la crisis de la comunica-cin y de la solidaridad. Desde un punto de vista social el hombreest obligado a abandonar la modernidadslida con sus cdices, normas, valores yvnculos, para emigrar hacia una sociedadlquida (Baurman), en la que todo es in-cierto, fluctuante, desligado de cada refe-

    38REVISTA DE LAS HIJAS DE MARA AUXILIADORAdma damihianimas

    com

    unic

    arvid

    a co

    nsag

    rada

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:28 Pagina 38

  • 39 AO LXII MENSUAL / ENERO FEBRERO 2015dma damihianimas

    la relacin con la persona humana un crcu-lo virtuoso que comporta, como meta final,la libre respuesta del hombre al Seor. La vi-cisitud histrica del Hijo de Dios, si por unlado exalta una Voluntad superior de comu-nicacin, por el otro se propone como el te-rreno ms frtil para que esta comunicacinacontezca en su plenitud.

    Talleres de comunicacin

    Cada comunidad religiosa es, por su natura-leza, testimonio de las palabras y de los ges-tos con los que Jess implica a la humani-dad en su proyecto de salvacin; por estosta existe para comunicar a los hombresde todos los tiempos esta buena noticia. Sino se comprometiera con todas sus fuerzasen el comunicar lo que el Seor le ha con-fiado vendra a menos a su misin (Card.Ruini).Acercarse al Seor y dejarse llevar por eldilogo profundo con l permite hacer msslida la propia identidad vocacional, iden-tidad que estamos llamadas a custodiar yque se fundamenta en la fidelidad a la pro-pia historia vocacional, sobre el conoci-miento de la propia singularidad de valor ysobre la necesidad de relaciones autnticasque ensanchan las perspectivas. Una identi-dad autnticamente centrada en el segui-miento se transforma en el don de s, por-que cuando nos damos a los otros se descu-bre el sentido de las propias opciones y dela propia consagracin.El reto de la fragmentacin impone a la comunidad religiosa un cuidado particularde la comunicacin, tanto en el interior,porque sta es koinona, comunin, ntimovnculo, relacin fraterna de solidaridad, decorresponsabilidad, de participacin; cuan-to al exterior, porque sta se presenta almundo como realidad comprometida en unanuncio explcito de la salvacin, como rea-lidad al servicio del hombre, como sacra-mento de la unin del hombre con Dios.

    [email protected]

    El 25 de marzo de 1996, Juan Pablo II fir-maba la Exhortacin apostlica VitaConsecrata, documento clarificador so-bre la doctrina o sobre la teologa de laVC. En el n 36 se lee:Cada carisma tiene (), en su origen,una triple orientacin: hacia el Padre,ante todo, con el deseo de buscar fi-lialmente su voluntad a travs de unproceso de conversin continua, en laque la obediencia es fuente de verda-dera libertad, la castidad expresa latensin de un corazn insatisfecho decada amor concluido, la pobreza ali-menta aquel hambre y sed de justiciaque Dios ha prometido saciar (cf. Mt5,6). () hacia el Hijo, con el que indu-cen a cultivar una comunin de vidantima y gozosa, en la escuela de suservicio generoso de Dios y de loshermanos () hacia el Espritu Santo,en cuanto dispone a la persona a de-jarse guiar y sostener por l, tanto enel propio camino espiritual como en lavida de comunin y en la accin apos-tlica, para vivir en aquella actitud deservicio que ha de inspirar cada op-cin del autntico cristiano.

    DMA 2015 01-02 SPA 8pio 2_Layout 2 14/01/15 15:28 Pagina 39

  • ven de nombreEsther Eart, a laque dedic la novela.Aunque Esther no encarna a ningn personajeespecfico del libro, Green declar: Nuestraamistad y su alegra de vivir han sido una granfuente de inspiracin. Por eso quera que noslo el texto sino tambin el film pudiera resul-tar honesto, alegre, una celebracin de la vida.Afectada por un cncer metastatizado en la